La preparación del PIR más exigente y de calidad


TÉCNICAS DE ESTUDIO PARA PREPARAR EL EXAMEN PIR


1

El proceso para la preparación del examen PIR es bastante duro. Requiere mucha fuerza de voluntad, tiempo, esfuerzo y unas técnicas de estudio adecuadas. La persona constante, ordenada, disciplinada y automotivada puede conseguir el objetivo deseado. Aprobar el PIR supone un reto, una dificultad que no todos son capaces de superar, por ello conviene entrenarse en las técnicas de estudio más eficaces.

Puesto que has decidido preparar el examen PIR, debes concentrar tu vida durante unos meses a esta actividad. Tómatelo como un empleo que requiere un lugar y horario. Más horas de estudio no siempre implica mayor rendimiento. Lo que necesitas es, sobre todo, organización, planificación y mucha concentración.



1. TÉCNICAS DE ESTUDIO PARA SUPERAR EL EXAMEN PIR

 

Es obvio que ningún psicólogo se pone a interpretar el Test de Rorschach si antes no lo has estudiado a conciencia. Sin embargo, llevamos toda la vida estudiando y ninguno se ha puesto a aprender a estudiar, parece que el hecho de aprender se adquiere sobre la marcha, de manera natural. ¡¡Es un grave error…!! Conocer las técnicas de estudio, las formas de estudiar, ayuda a que nuestro trabajo intelectual sea más eficaz.

A lo largo de esta exposición, vamos a ver cuáles son las técnicas de estudio más eficaces que nos permitan estudiar más en menos tiempo.

Recordar siempre que en la preparación del examen PIR, lo que importa de verdad es la calidad, no la cantidad de estudio.

Principales motivaciones para preparar el examen del PIR:

  • Te tiene que gustar la psicología, sentir vocación por esa profesión. Debes estudiarla con gusto. Sentir placer por aprender y recordar psicología.
  • 1Debes evitar a toda costa el desánimo por estudiar mucho. Planifica bien tu estudio. Estudiar según un calendario previsto que debes cumplir sin dejar los objetivos para otro día o recuperar horas en otro momento. No pienses en lo que queda, sino en lo que “toca” ese día.
  • Mentalízate y piensa cada día que una plaza PIR es vital para tu vida profesional y debes sacarla en esa convocatoria.
  • Piensa que el único método de obtener un buen número en el examen es estudiar más que los demás, sin subterfugios ni trampas en el estudio. Por muy inteligente que seas, de nada vale sin una disciplina diaria de trabajo.
  • No debe acomplejarte repetir el examen PIR ni desanimarte. Vuelve a repasar la materia con más ahínco y tesón. Poca gente consigue objetivos exigentes en la primera ocasión. Date una segunda oportunidad con una preparación mejor planificada. Nunca repitas las mismas actitudes anteriores.

1

2. LUGAR DE ESTUDIO

 

Debe ser una habitación suficientemente silenciosa, ventilada, cómoda, sin cambios de temperatura, exclusiva para estudiar. Es preferible con la puerta cerrada.

1 Es conveniente estudiar en silencio, sin música, ruidos, televisión ni móviles (cualquier ruido distrae y dificulta la concentración). A los que les guste la música clásica, pueden ponerla a bajo volumen. La presencia de ordenadores, si no son imprescindibles para el estudio, es mejor olvidarlos durante el trabajo.

Hay que cuidar la luz y la temperatura de la habitación. Sin cambios bruscos de temperatura (no se debe tener sensación de frío ni de calor). Iluminada, preferiblemente con luz natural (o bien de color blanco o azul).

La mesa de trabajo debe ser amplia y la silla cómoda. Es conveniente que la mesa y la silla estén correctamente niveladas. Hay que estudiar sentado. La postura consiste en mantener la espalda apoyada en el respaldo de la silla y los apuntes a 30 cm. de distancia. Jamás estudiar retumbado en un sofá o recostado en la cama, ya que ello dificulta la concentración.

La amplitud de la mesa debe permitir disponer a mano de todo el material de estudio que se vaya a necesitar. Hay que evitar una mesa pequeña en la que estén los libros amontonados.

Se debe evitar:

  • Ir a casa de un amigo/a a estudiar porque normalmente se estudia poco, el tiempo apenas cunde. Y, a la inversa, no es conveniente que venga a tu casa. Evita compañeros pesimistas, con autoestima baja o percepción negativa de aprobar el examen PIR, son altamente destructivos…
  • Tampoco es recomendable trabajar en una sala de estudio o una biblioteca pública, ya que los riesgos de distracción y perder el tiempo aumenta considerablemente.
  • Trabajar en equipo para preparar una oposición como es el examen PIR no es una buena técnica. Al final se acaba en charla informal y no funciona como motivación mutua. Aunque los compañeros/as sean tus amigos/as, recuerda que vas a competir con ellos (en la Universidad se podía ser más “solidarios” al preparar un examen en grupo).
  • Se debe impedir horas de estudio "cómodas" o "entretenidas" porque en el fondo suelen esconder un desaprovechamiento del tiempo.

Consejos para tener un adecuado lugar de estudio:

  • Tener siempre el mismo lugar fijo para estudiar.
  • Tener un lugar de estudio acogedor, cómodo y bien iluminado.
  • Tener un lugar de estudio silencioso, sin ruidos.
  • Abstenerse de estudiar tumbado en la cama o sofá.
  • Estudiar todos los días de la semana en el mismo horario (de lunes a sábado).


3. HORARIO DE ESTUDIO


El cumplimiento de un horario de estudio es uno de los mayores problemas con que se enfrenta el “estudiante”. Su cumplimiento estricto requiere una disciplina, constancia y voluntad que muchas veces es difícil conseguir por falta de hábitos de estudio, máxime cuando el psicólogo hace mucho tiempo que no “coge” los libros.

Un horario que cumplir nos ayuda a concentrarnos rápidamente, sin titubeos, sin dudas, de forma organizada y planificada. El horario que nos fijemos no es para planificar los estudios, es para ESTUDIAR. La pérdida de tiempo, los momentos “muertos”, las indecisiones, etc., hace que el tiempo “corra” sin haber obtenido un buen aprovechamiento del estudio.

 



El momento de mayor rendimiento para el estudio es por la mañana o por la tarde, pero también es verdad que depende de tus biorritmos. Si es posible, trata de organizar tu horario de estudio en estas horas para obtener mejores resultados. Otros prefieren estudiar por la noche. Aprovecha los horarios donde estés más acostumbrado y te encuentres más cómodo.  

El tener un horario fijo y un buen lugar de estudio nos obliga a cumplir, a dejar de perder el tiempo “pensando” cómo organizarnos y evitar los despistes de última hora. Todo ello facilita el rendimiento y eficacia del estudio, haciéndolo más agradable y creando buenos hábitos de trabajo.

En la preparación del examen PIR que es un repaso de toda la carrera no sirve ponerse a estudiar un día sí, otro no, ni cambiar de horarios por cualquier pequeña excusa. El esfuerzo eficaz debe ser continuado y fijo, de manera regular. Insistimos que la preparación del examen PIR es una oposición, una carrera de maratón y, sabemos los amantes del atletismo que los primeros puestos son para aquellos corredores que han mantenido un ritmo regular hasta el final. No quieras correr mucho al principio de la carrera, ni dejar todo para el final, mantén siempre un ritmo continuado. Y, aquí, cabría mencionar el caso de psicólogos que dejan todo el esfuerzo para el final, es decir, aquellos que inician la preparación del examen PIR 3 ó 4 meses antes de la fecha del examen. Recordar que la preparación es un periodo de 8-9 meses ininterrumpidos si queremos presentarnos con ciertas garantías de superar el examen. Y, durante ese tiempo, debemos cumplir un horario continuado y fijo hasta la víspera del examen.

Los descansos y la distracción son muy importantes. De nada sirve estar horas y horas delante de la mesa de estudio si no aprovechas el tiempo. Es aconsejable diariamente después de cumplir el horario “darse una vuelta” y distraerse un poco. Aprovecha el domingo para hacer algo de deporte, tómate un tiempo libre para otras cosas que te gusten. Sabemos que sin descansos, el rendimiento es menor.

Por otro lado, no estaría mal comentar el principio de realismo a la hora de confeccionar y cumplir un horario de estudio. De nada sirve diseñar un horario que no podamos cumplir. Sólo sirve para crear frustraciones y malhumor.

En nuestros cursos de preparación del PIR a distancia, recomendamos un periodo de 8-9 meses a razón de 8 horas diarias de estudio y 2 horas para realizar pruebas y simulacros (incluidos sábados). En total 10 horas diarias de dedicación a preparar el examen PIR. A este cómputo hay que añadir el tiempo dedicado al repaso diario, visitas a la biblioteca y otras actividades complementarias a la preparación del examen PIR.

 

Consejos de un buen horario de trabajo:

  • No te pongas a estudiar sin un horario fijo de estudio.
  • Cumplimiento obligatorio del horario de estudio, sin cambiar para nada.
  • Descansa. Cada hora de estudio, 10 minutos de descanso. Desconecta.
  • Empieza la sesión de estudio con un repaso de lo estudiado el día anterior. Termina la jornada de estudio con un repaso de lo estudiado ese día.
  • Aprovecha los sábados por la tarde para autoevaluar los objetivos propuestos.

 

EJEMPLO DE UN CURSO DE PREPARACIÓN A DISTANCIA DE PIRCOEPA DE  8 MESES DE DURACIÓN


Se diseña un PLAN DE ESTUDIO INDIVIDUALIZADO que comprende:

Evaluación personal
+
Planificación del estudio
+
Seguimiento académico

Fecha de comienzo: 1 de Mayo de 2013
Fecha finalización: 31 de Diciembre de 2013
Duración: 8 meses

 

    8 Horas de estudio    

 

 

 

 

8 Horas de sueño

CURSO DE 8 MESES
Descripción: Examenes psicólogos

2 Horas de
test y simulacros

       

 

 

Repaso diario
Otras actividades

 

 

Primera semana de Mayo:

EVALUACIÓN INICIAL PERSONAL

Se envía al alumno un cuestionario, donde el tutor asignado aprecia su disponibilidad y circunstancias personales, al objeto de planificar o programar su preparación en la modalidad a distancia del examen PIR.

PLANIFICACIÓN Y PROGRAMACIÓN DEL ESTUDIO

De acuerdo con las circunstancias personales del alumno, se diseña de mutuo acuerdo una planificación-programación de estudio que comprende un calendario con un horario preestablecido de trabajo.

Se aconseja que en la primera semana se diseñe un horario provisional, a prueba. En el momento que sea definitivo, no se admiten modificaciones ni cambios. Será un horario fijo hasta el final de la preparación de 8 meses de duración.

Piensa que las primeras semanas son las más duras, se hace todo “cuesta arriba”, resulta más difícil concentrarse y “crear” los hábitos de estudio. Pero, paciencia… después, se te hará más fácil y necesitarás menos fuerza de voluntad.

 

Primera “vuelta” (mayo)

PRIMERA VUELTA

Lunes

Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado

TEORÍA DEL TEMA/S (MANUALES PIRCOEPA)
(8 horas al día)

TEST Y SIMULACROS
(2 horas al día)
REPASO Y OTRAS ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS
(el tiempo diario que necesites)

 

A partir de la segunda semana de mayo:

SEGUIMIENTO ACADÉMICO

El seguimiento consiste en contactos personales Tutor-Alumno para comprobar el cumplimiento del calendario de estudio y análisis de los resultados de sus simulacros.

La interacción Tutor-Alumno se lleva a cabo con llamadas telefónicas mensuales y a través del correo electrónico del Tutor. Una vez al mes, el tutor se pone en contacto telefónico con el alumno para asegurar el cumplimiento del plan individualizado, resolver dudas, aclarar cuestiones e introducir posibles cambios en la planificación.

Cada tutor tiene asignado un correo electrónico para la comunicación directa con el alumno y contestar a todas sus dudas.

Los simulacros son comentados con el alumno, orientando así su preparación según los resultados obtenidos.

Descripción: http://www.uca.es/web/servicios/SAP/materiales/documentos/OrganizacionTiempo.jpg


A) FACTORES ENDÓGENOS


a) Problemas personales

Todos tenemos problemas personales. En el período de preparación del examen PIR que dura meses, nos vamos a encontrar también problemas personales, preocupaciones, que si no sabemos “capear” pueden ser motivo de distracción, dispersión y falta de concentración. A veces, no podemos evitarlos, pero tenemos que ser capaces de sortearlos y aplazarlos para después del estudio. ¿No puedes dejar las preocupaciones para más tarde?, entonces párate, haz una pausa corta y escribe en un papel:

  • ¿Cuál es el problema o preocupación que tengo?1
  • ¿Qué causa este problema?
  • ¿Cuáles son las posibles soluciones al problema?
  • ¿Qué solución voy a dar al problema?

 

Esta técnica permite delimitar tu problema o preocupación y te ayudará a tomar una decisión para resolverlo. De esta manera, lograrás evitar las divagaciones y los “quebraderos de cabeza” que tanto dificultan la concentración en el estudio. Estudiar y pensar en otras cosas de manera simultánea no es posible. Debes centrarte en el estudio y “dejar de lado” los problemas.

 

b) Distracción

1La distracción es el peor enemigo de la concentración. Aunque no es lo mismo la distracción de los psicólogos que acaban de dejar las aulas de la Facultad de aquellos otros que hace un tiempo que dejaron de estudiar.

El haber perdido los hábitos de trabajo intelectual, como ocurre con aquellos psicólogos “veteranos” que preparan el examen PIR, hace que se distraigan más en el estudio. Se cansan más rápidamente y la distracción es mucho más frecuente. En este caso, conviene sesiones cortas de estudio (30-40 minutos), intercaladas con pausas o periodos de descanso de 5-10 minutos. Se aconseja ayudarse con la Técnica de Pomodoro, útil para llevar a cabo tareas que requieren cierta cantidad de tiempo y nivel de concentración.

Otro caso es los psicólogos que recientemente han acabado la carrera y que están más habituados al estudio. Éstos pueden mantener la concentración durante más tiempo y, por lo tanto, las sesiones de estudio pueden ser más largas (45-50 minutos de duración), con 5 minutos de descanso.

 

c) Desorganización

La desorganización (del tiempo, del material, del espacio, etc.) supone descuidos, falta de planificación del tiempo y, en definitiva, irresponsabilidad. Procura ser rígido con la organización.

La falta de organización es un obstáculo y limitación personal del estudio. Cuando uno no tiene capacidad de organizarse, su rendimiento disminuye y provoca distracción y pérdida de tiempo.


B) FACTORES EXÓGENOS

a) Familia

Es fundamental el apoyo y comprensión de la familia, sobre todo si el interesado prepara su examen PIR a distancia en la soledad de su habitación. La premisa principal es que los padres comprendan la importancia del PIR de cara al futuro profesional de su hijo/a, así como la dificultad de preparar una dura oposición.

Se debe mostrar el horario de estudio a la familia para que sepan que no pueden interrumpir las horas de estudio bajo ningún pretexto. El lugar de estudio es “inviolable”, exclusivo, fijo y permanente. Ningún miembro de la familia puede interrumpir en ese lugar de estudio. De alguna manera, la familia debe “adaptar” su rutina al horario de estudio del psicólogo. Respeto al lugar y tiempo de estudio.

No se puede bajo ningún concepto estar cambiando el lugar de estudio, trasladarse de una habitación a otra y, menos aún, instalarse en la sala de estar, comedor o cocina. Son lugares comunes o de paso que provocan distracción.

Ya dijimos anteriormente que si no se dispone en casa de una habitación tranquila o el ambiente familiar no es el adecuado, siempre tendremos cerca una sala de estudio o biblioteca.

b) Amigos, compañeros, visitas

Otro tanto se podría decir de los amigos, ex-compañeros de universidad o de esas visitas inoportunas de “coleguillas”. Tienes que explicarles lo que estás haciendo, la importancia que tiene para ti preparar el examen PIR y la necesidad de “encerrarse” durante unos meses para conseguir tus objetivos. Es seguro que ellos lo van a comprender, para eso “están los amigos”.

 

3. DESCANSO Y DISFRUTE

 

Veamos tres momentos en los que está especialmente indicado descansar:1

  • Al término de cada sesión de estudio de 50 minutos. Es conveniente descansar 10 minutos por cada sesión de trabajo. Dependerá del horario de estudio que hemos diseñado. Jamás acumular, reducir o aumentar los minutos de descanso, también esto es una disciplina. Estos descansos cortos nos permitirán desconectar brevemente para liberar la tensión acumulada, descansar físicamente y tener un breve momento para relacionar los contenidos que acabamos de estudiar. Está comprobado que si se descansa antes de cansarse, las fuerzas se recuperan antes.
  • En el momento que observamos que estamos “saturados”, cuando no se aprovecha el estudio. A todos nos ha pasado… después de muchas horas de estudio sentimos que la cabeza o la memoria no da “más de sí”. No merece la pena seguir, es una pérdida de tiempo. No nos enteramos de nada. Cuando llegamos a esta situación es aconsejable hacer algún ejercicio de relajación, pasar a otra cosa, como por ejemplo hacer exámenes de test.
  • Descansar en los momentos programados en nuestro horario de estudio. Aprovechar los repasos y actividades complementarias para relajarse. Especialmente dedicar el domingo para hacer deportes, excursiones, salidas de copas con los amigos, etc.

Consejos para relajarse en los momentos de descanso:

  • Hacer ejercicios de relajación cuando se esté nervioso.
  • Realizar ejercicio físico y actividades deportivas (dos veces por semana).
  • Prestar atención a la alimentación.
  • Descansar y disfrutar todo el domingo.

 

5. ESTUDIO PARA PREPARAR EL EXAMEN PIR

 

A) PRINCIPIOS DEL ESTUDIO DE LA PSICOLOGÍA

El estudio de las ciencias experimentales tiene siempre una lógica. En nuestro caso, la base del estudio es la lógica psicológica. Si comenzamos a preparar el examen PIR con una lógica equivocada, no tendrá sentido seguir estudiando porque habremos abusado de la memoria. No sirve para nada estudiar de memoria, a la semana hemos olvidado todo.

La lógica psicológica es como las matemáticas, una escalera donde cada peldaño se apoya en el anterior, es decir, no podemos aprender a dividir si antes no conocemos la operación producto. Una cosa nos lleva a otra de una manera lógica. Y así hay que estudiar. Si no se entiende lo que se estudia, habremos olvidado casi todo a los pocos días.

 

Por esta razón, es conveniente antes de ponerse a preparar el examen PIR haber leído un Manual de Psicología Clínica (psicopatología, evaluación y psicoterapia), dado que el 70% de las preguntas en el examen PIR versan sobre esta materia. Para recordar tanta información es necesario “archivar” los datos en el cerebro de forma lógica, de tal manera que podamos tejer una “red neuronal de conocimientos”. Si algo se olvida, lo recuperamos repitiendo el razonamiento que utilizamos al introducirlo en nuestra memoria.

Este pensamiento lógico nos ayudará a contestar correctamente a preguntas que parecerían imposibles, preguntas que “suenan”, etc.


B) PLANIFICACIÓN Y PREPARACIÓN DEL ESTUDIO


La preparación del estudio debe seguir los siguientes pasos iniciales:

  • Un primer vistazo al libro o capítulo. Echar una ojeada por encima al texto que se va a estudiar. Sería como cuando vamos a una librería y echamos un vistazo antes de comprar un libro. Se ojea el índice y las páginas rápidamente para hacernos una idea del contenido general, su estructura y apartados. Aquí empieza la lógica del pensamiento. Se trata de hacernos un marco mental correcto para poder luego almacenar la información. Es un ejercicio imprescindible en aquellas materias consideradas complejas. Primero una visión general del libro o capítulo antes de empezar a memorizar datos de forma precipitada y confusa sin ningún hilo conductor.
  • Poner límites al trabajo. Aunque depende de la complejidad de los contenidos, lo ideal sería 75-100 páginas diarias del texto que se va a leer.

Este procedimiento inicial tiene sus ventajas:

  • Permite hacer un esquema general del trabajo del día, con un punto final o meta.
  • Permite eliminar el temor que se siente ante lo desconocido, reorientando el texto con rumbo fijo.
  • Permite reducir la ansiedad dividiendo el trabajo en periodos de un día, siendo el trabajo más “asequible”.
  • Permite pensar y centrarse en la tarea del día (no lo que dejamos de hacer ayer o tendremos que hacer mañana).

Los 15 Manuales de estudio de PIRCOEPA están estructurados de forma pedagógica para facilitar el estudio. Contienen un índice general extenso, distribución separada de los apartados y subapartados con viñetas alfanuméricas, negrita y subrayado en párrafos importantes.

Un consejo para saber cuánta materia debes estudiar cada día consiste en dividir el número de páginas de cada Manual PIRCOEPA que tengas que estudiar por el número de días asignados en el horario para ese Manual.


Ejemplo:

Si empiezas a estudiar por el Manual 1. Psicopatología de Adultos y dispones de 4 días para esa materia, teniendo el libro 377 páginas, entonces debes leer y entender en una lectura activa un total de 94 páginas/día. Además de este tiempo de lectura, tienes que reservar tiempo para hacer el examen de test diario, según el Horario de Estudio.


1

Principios para preparar el examen PIR:


a) Estabilidad emocional

Si nuestra vida permanece desequilibrada durante el periodo de preparación del examen PIR, empezará a producirse el estrés, la ansiedad, la frustración. No es posible concentrarse en el trabajo intelectual.

Somos psicólogos y tenemos la capacidad y el conocimiento técnico de controlar las actitudes interiores de nuestra mente. Para mantener un mejor nivel de equilibrio es necesario desarrollar el hábito de ver todo lo positivo de sí mismo, en las personas y las situaciones que nos rodean. Veamos las dificultades y dureza que supone aprobar el PIR como una oportunidad optimista y constructiva. No permitir que pensamientos negativos invadan nuestra mente (“es difícil, no aprobaré”); no tener miedo al fracaso (si no apruebas ahora, tendrás más oportunidades); que no cunda el desánimo (“no sé si tendré tiempo de estudiar todo”), etc.

Durante el periodo de preparación del examen PIR es frecuente experimentar en nuestras vidas diferente combinación de sentimientos. Habrá días que estaremos orgullosos de haber cumplido el horario de estudio; sin embargo, otros días nos invadirá el pesimismo y nos encontraremos inquietos, tensos y hasta frustrados. Ante esto último, conviene pararse, hacer una pausa y preguntarse qué nos pasa.

No hay una fórmula mágica común a todas las personas que preparar el examen PIR para mantener el equilibrio emocional. Cada uno de nosotros tiene sus propias herramientas para manejar los sentimientos, ideas, experiencias, decisiones, emociones, conocimientos y creencias.


b) Adquisición de conocimientos nuevos a través del estudio

Si durante un curso de preparación del examen PIR cerrado, por ejemplo, un programa de 8 meses de PIRCOEPA, no dedicas el tiempo suficiente según el Horario de Trabajo para adquirir y recordar nuevos conocimientos, nunca vas a progresar en tu estudio en la preparación del PIR.


c) Entrenamiento por medio de técnicas de test

De acuerdo con tu Horario de Estudio, debes dedicar el tiempo estipulado para hacer prácticas de test. Debes combinar todos los días teoría y práctica. Y, por favor, no hacer los test antes que el estudio. En las autoevaluaciones, es muy corriente que la persona que prepara el examen PIR empiece antes haciendo los test, para ver un poco que “nota saca”. Es un error, primero ESTUDIAR, después los TEST.


d) Repasar lo estudiado

Ya hemos visto antes cuándo y cómo hay que repasar la materia. Dedicarle el tiempo indicado en nuestro Horario de Estudio de manera rigurosa.

Como vemos, estos principios interactúan entre sí, por tanto, son todos importantes y se encauzan en la misma dirección.

Descripción: http://www.curso-mir.com/05ServiciosAlumnosMIR/TecnicasDeEstudio/TecnicasDeEstudioArchivos/03.jpg

 

C) MÉTODOS DE ESTUDIO

Realizado el esquema general del trabajo del día, se pasa a la fase de LECTURA ACTIVA de la materia que corresponda.

Una de las técnicas de la lectura activa es el subrayado. En nuestros 15 MANUALES PIRCOEPA ya vienen subrayados y en negrita aquellos aspectos o conceptos más importantes.

Pensar que los 8-9 meses de preparación del examen PIR no son para estudiar a fondo las asignaturas de la carrera de Psicología, es un repaso en profundidad para recordar los conceptos más importantes que serán objeto de preguntas en el examen PIR. Por tanto, el subrayado será diferente al que hemos practicado cuando éramos estudiantes de la Facultad. Ahora subrayamos para recordar los conceptos más importantes; en la Universidad se subrayaba para facilitar un estudio posterior y aprobar una asignatura.

Cuando se estudian los Manuales o apuntes hay que prestar más atención a los conceptos o frases subrayadas. En primer lugar, una lectura rápida del texto, luego, otra lectura centrando nuestra atención a lo subrayado.

Recordar también la lógica del pensamiento en psicología; debes mantener una actitud crítica con los contenidos que lees, intentar relacionar con lógica un dato, una idea, un concepto con el siguiente y anterior. De esta manera, podrás paliar el proceso de olvido.

Aunque en la carrera hemos profundizado en los conceptos, no estaría de más que tuvieses un Diccionario de Psicología a mano durante el periodo de preparación del examen PIR. No pases a la página siguiente hasta que no comprendas todos los significados de lo que has leído.

Al principio de la preparación del examen PIR, nuestra velocidad lectora será algo más lenta. Conforme vaya pasando el tiempo, aumentará la velocidad de lectura. Te invito a que repases las técnicas de lectura rápida que puedes encontrar en cualquier buscador de Internet. No obstante, lo importante no es leer rápido, sino comprender lo que se lee.

1


No te desanimes si al comienzo de la preparación del examen PIR se te hace un poco “cuesta arriba” este nuevo método de estudio. Estamos acostumbrados a memorizar los apuntes en la carrera y, ahora, toca habituarse a otra forma de estudiar. No nos cansaremos de repetir que, en la preparación del examen PIR, es imposible aprobar MEMORIZANDO, es tanta la materia y tan poco el tiempo que disponemos que resulta imposible memorizarlo todo.

El estudio óptimo es verlo todo en cada “vuelta”. En nuestro Curso a Distancia de 8 meses, damos tres “vueltas” al temario. En cada “vuelta” debemos emplear la “lectura activa”, es decir, leer-comprender-relacionar-entrenar con test.

Si sólo memorizas como en la carrera, perderás mucho tiempo memorizando datos y no podrás terminar todas las materias en 8 meses de preparación; además, fallarás muchas preguntas fáciles en el examen que no has tenido tiempo de estudiar. Piensa que el 80% de las preguntas del PIR se pueden considerar de nivel bajo o medio, es decir, “fáciles” o “normales”.

Tipos de preguntas:

  • Preguntas fáciles: Son aquellas que se pueden responder con un volumen pequeño de material de estudio (1.000 páginas). Suelen ser también aquellas preguntas que se repiten convocatoria tras convocatoria.
  • Preguntas regulares o normales: Son aquellas que requieren el estudio de un mayor volumen de material de estudio (los 15 Manuales de PIRCOEPA). Normalmente, estas preguntas se sacan de los manuales y autores que todos conocemos.
  • Preguntas difíciles: Son aquellas que no se encuentran en los 15 Manuales de PIRCOEPA y que nos obliga a estudiar más bibliografía. Se habrían sacado de otros manuales y autores de los que habitualmente se manejan. A veces, ni tal siquiera se conoce la procedencia de la pregunta.

De acuerdo con esta “tipología” de preguntas, debemos centrarnos en el estudio de aquellas materias que permitan contestar a las preguntas fáciles y regulares (son el 90-92% de las preguntas de un examen). Si queremos estar entre los primeros 5 mejores ejercicios, te sobra tiempo en la preparación y estás supermotivado, entonces repasa bibliografía complementaria a los Manuales PIRCOEPA.

Ya sabes, concéntrate en no cometer fallos en las preguntas fáciles y regulares (la mayoría) y no preocuparse por las preguntas difíciles (la minoría).

Asegúrate de contestar a todas las preguntas fáciles y a la mayoría de las preguntas regulares. Para ello, gestiona bien el tiempo para hacer el examen PIR, contesta rápido a todas las preguntas desde la primera a la última.

Prioridades en orden de importancia durante la preparación del PIR:

Como puedes ver, hay que hacer cada día 3 cosas nuevas: Estudiar, evaluar y repasar. Seguir siempre esta secuencia, jamás variarla. No te pongas a hacer test sin haber estudiado y repasado previamente. Si no has tenido tiempo de estudiar la materia del día, organízate mejor, pero no robes tiempo a los test. Cada cosa a su debido tiempo y siempre en este orden de prioridades. En el examen PIR no te van a evaluar por lo que has estudiado, sino por el número de preguntas que has contestado correctamente.

Y, recuerda, únicamente el ESTUDIO no es garantía de éxito, es inexcusable hacer PREGUNTAS DE TEST y REPASAR.

CIRCUITO DEL CONOCIMIENTO EN EL PIR

Precisamente el aprovechamiento óptimo es posible simultaneando el estudio y el entrenamiento diario con exámenes tipo test (como muchos hacen con el examen del carnet de conducir). Puedes estudiar y saber mucho, pero si no te entrenas es difícil demostrar lo que sabes en un examen de opciones múltiples.

Curva de rendimiento de la preparación del examen PIR:

CURVA DEL RENDMIENTO

La curva de rendimiento es diferente en cada persona. En la gran mayoría de los casos, se siguen modelos logarítmicos o lineales-polinómicos (subidas y bajadas temporales sobre la línea de base). Veamos:

Al principio de la preparación del examen PIR por primera vez, subir, cuando se está muy abajo, cuesta menos que subir cuando se está arriba (cuando se lleva varios meses estudiando). Al principio, si uno estudia mucho suele mejorar rápido. Después, cuanto más se sabe, más cuesta mejorar.

Todos los psicólogos que preparan el examen PIR pueden subir, si continúan trabajando, aunque la velocidad de crecimiento será menor.

En los meses últimos de la preparación del examen PIR, la ganancia en preguntas netas es algo menor para los psicólogos que vayan en percentiles más altos, que para aquellos otros que se mueven en percentiles medios o bajos.

Características del método de estudio de PIRCOEPA:

  • Estudiar 8 horas diarias de lunes a sábado, sin contar los test y el repaso.
  • Examinar con un vistazo toda la materia antes de ponerte a estudiar.
  • Comprender y captar las ideas o conceptos más importantes de la materia.
  • Concentrar el estudio en las ideas o conceptos subrayados en negrita que pienses que podrían salir en el examen.
  • Relacionar lo que estudias con lo que ya sabes.
  • Emplear el diccionario de psicología para ver los significados que desconozcas o hayas olvidado.
  • Conocer el aprovechamiento o rentabilidad que tienen para ti las distintas materias, fijándote en las estadísticas de convocatorias anteriores en cuanto al peso de cada materia en el examen.
  • Adaptar tu estudio a esta rentabilidad. Es decir, más tiempo y dedicación a las materias que reúnan estos requisitos: 1) Materias que han tenido mayor peso en convocatorias pasadas del PIR, 2) Materias que has estudiado menos en la carrera y, 3) Materias en las que te resultan más difíciles las preguntas.
  • Intenta hacerte preguntas sobre las materias que estudias. Es una manera de relacionar datos que ya sepas.
  • Adquiere hábitos de realización de pequeños esquemas mientras estudias. Es una forma de aprender en ese mismo momento y no más tarde.
  • Pon atención en imágenes, tablas, fórmulas, ilustraciones, especialmente en psicología experimental, estadística y psicometría.
  • Procura hacer de vez en cuando alguna técnica mnemotécnica para estar seguro que recuerdas lo que has aprendido, y no olvidas.
  • Repasar lo que has estudiado al final de las sesiones de estudio y comienzo de las próximas al día siguiente.
  • Si ves que te sobra tiempo en alguna materia difícil, repasa algún manual complementario. Pero tranquilo… no te apures si no puedes, a casi nadie le da tiempo a hacer esto.

D) REALIZACIÓN DE PRUEBAS Y SIMULACROS

Nos referimos a la realización de preguntas tipo test y exámenes de otros años. Aquí cabría el símil del carnet de conducir. Todos los que tengan el carnet de conducir saben que el método de aprendizaje en las autoescuelas es realizar test en cantidades industriales, combinado con la teoría dada por un profesor de autoescuela. Bueno, pues la preparación del examen PIR es lo mismo: Teoría (tu estudio) y práctica (hacer test). A través de los test podrás saber si esa teoría está bien aprendida o no, a la vez que te sirve como orientación para enfocar tu estudio en una materia u otra.

Las preguntas nos deben servir como entrenamiento, igual que los deportistas de élite, hay que entrenarse mucho para conseguir la meta y la mejor manera es hacer muchos test y estudiar. No hay otro modo de superar el examen PIR.

El método de PIRCOEPA es hacer todos los días entre 100-125 preguntas de test de la materia que has estudiado. Luego, tendrás que hacer simulacros que son como los exámenes de “verdad”, conjunto de 225 preguntas sobre toda la materia completa. Tu rendimiento será óptimo si combinas teoría y práctica. Jamás dejes de entrenarte diariamente, haz test todos los días, por la cuenta que te trae…

Velocidad en la contestación de las preguntas

Aquí tenemos el problema de siempre, que ya nos pasó a veces en la Facultad. Suspendemos un examen porque no hemos tenido tiempo para contestar a todas las cuestiones. Luego vienen las excusas y las protestas “me lo sabía, pero el profesor ha dado poco tiempo”, “me entretuve demasiado en una pregunta”, “no he puesto todo lo que sabía por falta de tiempo”, etc. etc. Si gestionamos bien los tiempos y nos entrenamos con muchas preguntas, aprenderemos a tener una velocidad equilibrada que nos permita contestar a todas.

1
Está comprobado que una buena velocidad en los entrenamiento es de 100 preguntas por hora. Tienes que acostumbrarte a tener un margen de seguridad para el examen PIR donde la velocidad es de una pregunta/minuto (cinco horas, 300 minutos para 235 preguntas.

Repaso de la materia estudiada

Los que redactan las preguntas en los exámenes oficiales del PIR no tienen manía a nadie, no van a “coger” a la gente. Las preguntas que ponen son básicas en las distintas asignaturas de la carrera y se refieren a conceptos fundamentales. Pero todas las asignaturas de la Facultad conforman un cúmulo de datos muy denso que conviene repasar. Se trata de estudiar y repasar toda la carrera en 8-9 meses, es imposible recordar tanta información.

Por todo ello, es conveniente hacer todos los días entre 100-125 preguntas test para comprobar nuestro propio progreso y obligarnos a repasar aquellos conceptos más olvidados o peor estudiados.

Autoevaluación diaria de la calidad de tu preparación al examen PIR

En nuestro curso a distancia de la preparación del examen PIR de 8 meses de duración, te daremos una gráfica para que reflejes el número de preguntas acertadas y fallidas y sus porcentajes de los ejercicios que hagas todos los días. Es una forma de contrastar los resultados del entrenamiento diario.

Aunque no es posible saber de antemano el número de preguntas netas necesarias para aprobar, podemos decir que en la convocatoria 2012 el número de preguntas del examen ha variado de 260, con 10 de reserva, a 225 con 10 de reserva y el número de plazas ofertadas ha disminuido. Por lo tanto es más difícil estimar el número de preguntas netas necesarias para obtener plaza. Las posibles notas de corte con 225 preguntas según los datos de la convocatoria 2011 serían 160,4 preguntas acertadas que equivalen al 71%.

En el PIR se aprueba con un número de orden razonable con puntuaciones en torno al 71% de preguntas acertadas, dependiendo de varios factores. Por consiguiente, tu finalidad es superar en la gráfica ese porcentaje, con un margen de seguridad entre 5-10%, es decir, tienen que ofrecer en los entrenamientos puntuaciones entre 75-85% de aciertos.

Al principio de los entrenamientos no sacarás posiblemente estos porcentajes, pero no te desanimes es lo normal, pasa igual con el carnet de conducir. Lo importante es el día del examen PIR.

Lo que si estamos seguros es que si estudias todos los días y haces tus entrenamientos, tu gráfica tendrá forma de línea quebrada, de pendiente ascendente a lo largo del tiempo. Está claro que tus puntuaciones oscilarán de acuerdo con la intensidad de estudio ese día, de los conocimientos que tengas de base en esa materia y del nivel de dificultad que tengan las preguntas que debas hacer ese día. Si te consuela el hecho, podemos decirte que pocas personas consiguen progresiones “rectas” sin altibajos.

Aunque ya hemos dicho en otros apartados que no es aconsejable la preparación del examen PIR en grupo, si es verdad que si haces los entrenamientos de test con un compañero que tenga el mismo nivel de preparación, podría servir de estímulo y de “sana” competencia, siempre y cuando no os entretengáis en comentar las preguntas.

RECUERDA: Apunta todos los días en la gráfica los resultados obtenidos en el examen de test de esa jornada. Te ayudará muchísimo a conocer tu progreso y el nivel de preparación para el examen PIR.

E) CONSEJOS PARA REALIZAR Y CORREGIR PREGUNTAS TIPO TEST

  • Hacer el examen a un ritmo de 100 preguntas/hora, de tal manera que puedas finalizar un examen de 115 preguntas en menos de una hora y media. No te asustes… parece imposible, pero con entrenamiento se consigue.
  • Contestar a todas las preguntas, no dejes ninguna en blanco. Contesta a todas las preguntas que tengas de lunes a sábado. El simulacro también deberías realizarlo los sábados.
  • En los exámenes de autoevaluación, tienes las respuestas al final de la prueba, por favor, tapa bien la tabla donde están las respuestas y no mires hasta que no hayas terminado de hacer el examen. No valen las trampas, no mires cada vez que contestes a una pregunta para ver si es correcta o no. Se miran las soluciones al final del examen. Conforme vayas corrigiendo las preguntas, pon en cada una (+) o (-), si has fallado o no.
  • Una vez computadas las preguntas con (+) o (-), repasa en los Manuales la respuesta correcta a la que has fallado. Repasa bien la idea o concepto de tus errores.

Aspectos importantes del método de entrenamiento en la realización de test y simulacros:

  • Introduce tus resultados en un número de orden en baremo PIR, así podrás tener una idea general del lugar que ocuparías en el orden y las posibilidades de sacar plaza PIR.
  • Reflexiona sobre las preguntas fallidas en el último test o simulacro que has realizado. Sométele a un análisis buscando los puntos fuertes y débiles, cómo podrías mejorar y si existen patrones comunes en tus fallos, así podrás evitar repetirlos.
  • Pon en práctica lo aprendido “entrenando” los conocimientos en los exámenes de test diarios. Todos los días debes hacer exámenes para comprobar lo que sabes y lo que resta por saber.
  • Debes sacar mejores resultados en los test al final de la semana que al inicio. Es normal que el estudio de una materia va mejorando progresivamente de lunes a sábado.
  • Cuando dudes entre varias opciones, siempre contesta a la que te produzca la primera impresión, no trates de “liarte” ni buscar “tres pies al gato”.
  • Compite contigo mismo, como en un juego. Cada día debes esforzarte más para obtener mejores resultados.
  • Analiza tus fallos, aquellas preguntas que fallas deben ser explicadas y buscar una explicación a los errores.
  • Ajusta el nivel de riesgo que tomas en las preguntas en las que dudas a tu nivel actual de conocimientos.
  • No tengas miedo de conocer cada día los resultados de tu preparación del examen PIR. Revisa tu progreso cada día, cada semana y cada mes.
  • Haz todos los simulacros. Piensa que cada simulacro es el examen PIR real.
  • Terminado el simulacro, ponte a analizar las preguntas que has fallado y busca su explicación en los manuales de estudio.
  • Analizar los resultados del simulacro en las gráficas correspondientes, procurando buscar las áreas de máxima rentabilidad para la semana siguiente.
  • Realiza, igualmente, preguntas que han salido en convocatorias PIR de años anteriores, señala las que fallas y busca razonar la respuesta correcta.

Nivel de riesgo

Muchas veces nos preguntamos qué hacer cuando se duda entre varias opciones en una pregunta. La pregunta tiene cinco opciones posibles, contesta cuando descartas de manera SEGURA dos o tres de las opciones o dicho de otra manera, cuando dudas entre 2 ó 3 respuestas. Es lógico que una persona con pocos conocimientos, que ha estudiado poco, durará más que otra que lleva bien la materia.

Las probabilidades estadísticas de acertar las preguntas entre las personas que han estudiado mucho y aquellas otras que no se han esforzado, variará considerablemente.

Lo importante no es tanto las probabilidades de acertar, como las probabilidades de sumar preguntas netas.

Cuando se duda entre dos opciones, las probabilidades de acertar son del 50%, pero las probabilidades de sumar son solamente del 33%, como resultado de los puntos que te restarán las preguntas en las que dudes, arriesgues y falles.

En el PIR, lo más importante son las probabilidades de “sumar” preguntas netas.

Cuando se duda entre cuatro opciones, las probabilidades de sumar una neta son del 0%.

Estadísticamente tendrías suerte si dudas entre dos o tres respuestas.

Cuando dudes entre cinco opciones, NO hay que arriesgarse, porque tus posibilidades de restar (-) son mayores que las de sumar (+) preguntas netas con ese tipo de preguntas.

Cuando dudes entre cuatro opciones, no es aconsejable arriesgarse porque las probabilidades no son saldo positivo ni negativo de netas en ese tipo de preguntas.

 

6. ASPECTOS DE “MAL PRONÓSTICO” EN LA PREPARACIÓN DEL EXAMEN PIR

 

  • Muchas de las personas que preparan el PIR, no hacen suficientes test/pruebas/exámenes/simulacros, porque según dicen necesitan ese tiempo para estudiar. Es un error.
  • No poner suficiente empeño en estudiar lo que PEOR se conoce. Hay inercia a volver a estudiar lo que ya se sabe porque gusta más.
  • Empezar a preparar el examen PIR demasiado tarde. Muchas personas creen que como llevan “frescos” los conocimientos de la carrera o creen que tienen suficiente capacidad, pretenden estudiar todas las materias en 3 ó 4 meses y, encima, creen que van a aprobar.
  • En la otra cara de la moneda, tenemos aquellas personas que se infravaloran. Se ponen a estudiar muy tarde porque creen que no serán capaces de alcanzar sus metas. Son aquellas que se presentan al examen para ver si “suena la flauta”, si hay “suerte”.
  • También tenemos a esas otras personas que infravaloran la dificultad del PIR. Estudian lo “justito”, lo “mínimo”, sin margen de seguridad. Después dicen que han tenido “mala suerte el día del examen”. No existe la suerte, la lotería en el PIR.
  • Las causas de bajo rendimiento no son otras que el trabajo insuficiente.

 

7. ASPECTOS DE “BUEN PRONÓSTICO” EN LA PREPARACIÓN DEL EXAMEN PIR

     

  • Confianza en sí mismo. No infravalores el PIR, confía en tus capacidades para aprobarlo (otros lo hicieron antes).
  • Motivación. Debes mentalizarte en sacar un buen número que te facilite el acceso a la especialidad en esa convocatoria que te preparas.
  • Aceptación de la realidad. No existen milagros ni trucos para aprobar. Es necesario trabajar mucho y duro. Apuntarse en una academia o buscar un preparador personal no sustituye tu esfuerzo. Nadie va a estudiar por ti, ni la academia más cara te garantiza el aprobado aunque publiciten que un “montón de alumnos” les ha aprobado el PIR (nunca dicen los nombres y apellidos y el número de orden). 
  • Entrenarse todos los días para evaluar tus conocimientos. No dejes de hacer todos los días los test que correspondan al tema que estás estudiando.
  • Cuidado personal y autocontrol. Descansa los domingos y realiza ejercicios físicos o alguna actividad deportiva.

 

8. PAPEL DEL TUTOR EN LA PREPARACIÓN A DISTANCIA


En la preparación del examen PIR a distancia es fundamental el papel del Tutor. En nuestro sistema de preparación, cada alumno/a tiene asignado un profesor/tutor especialista en psicología clínica vía PIR que conoce la materia y el método de preparación.

1El objetivo del tutor es que ningún alumno/a se sienta solo. Sabemos que en la modalidad a distancia la persona está trabajando en la soledad de su habitación y que necesita más apoyo que aquellos otros alumnos que asisten semanalmente a clases presenciales donde puede “compartir” su odisea. Pero no siempre es posible asistir a clases directas, unas veces por la distancia; otras por problemas económicos; quizás otras por que se trabaja.

La atención del tutor consiste en ofrecer al alumno/a motivación constante a través de mensajes y llamadas telefónicas, así como la estimulación intelectual adecuada para que no cese en el cumplimiento de sus objetivos reflejados en el Horario de Estudio. Se trata, en definitiva, de un servicio individualizado para una preparación personal.

El primer contacto con el tutor consiste en el envío de un Cuestionario al alumno para apreciar su disponibilidad y necesidades, al objeto de planificar o programar su preparación en la modalidad a distancia del examen PIR.

De acuerdo con las circunstancias personales del alumno reflejadas en el cuestionario, el tutor diseña una planificación-programación de estudio que comprende un calendario, día a día, con los objetivos de estudio durante el periodo concertado.

El seguimiento por parte del tutor consiste en contactos personales con el alumno/a y análisis de los resultados de sus simulacros.

La interacción Tutor-Alumno se lleva a cabo con llamadas telefónicas mensuales y a través del correo electrónico del Tutor. Una vez al mes, el tutor se pone en contacto telefónico con el alumno para asegurar el cumplimiento del plan individualizado, resolver dudas, aclarar cuestiones e introducir posibles cambios en la planificación.

Cada tutor tiene asignado un correo electrónico para la comunicación directa con el alumno y contestar a todas sus dudas.